domingo, 25 de diciembre de 2011

J’ATZINGUENI, or Corn Stalk Paste, and its origins in the Pátzcuaro Lake Region

            Centuries ago, corn was – and continues to be today – the main food staple of Mexico.  But the Purépechas found a surprising, secondary use for this otherwise innocent plant:  They used it, combining it with various other local “ingredients,” in creating figures.  The Purépechas called the resulting substance “J’ATZINGUENI” – a legacy of the Purépechas to the world.  The Spanish themselves came to appreciate this “new” artistic medium.

It was a custom of the mesoamericans to carry images of their gods into war; they believed the presence of the heavy and bulky figures would increase their chances of success on the battlefield.  Typically, it was the principal god who accompanied them to infuse the warriors with valor and courage.  Furthermore, they also believed that if they were defeated and the figures ended up in the hands of the victorious, the idols would wreak revenge upon them even while in their custody.


But the Purépechas found the solution to transporting their dieties:  The material, corn stalk paste, Játzingueni, in addition to being light-weight, would permit them to have more control over the shape and size of the figures.  The material was made of light-weight fibers of the corn stalk, held together with a substance extracted from the bulbs of a wild orchid that grows around Lake Pátzcuaro. During the epoch the Spanish conquest and evangelization, the Spanish marveled at how little the figures weighed.  

             The Spanish immediately recognized the advantages of the material; a human-size figure could weigh only 15 pounds.  During this time, sacred figures made of this unique material, which originated in Pátzcuaro, sprouted up in many churches and temples in and around Michoacán.

     The use of corn stalk paste in making religious figures was one of the first concrete connections between the old and the new world.

Don Vasco de Quiroga, with his sensitivity toward the indigenous, established several Játzingueni “shops.”  Upon moving the diocese to Pátzcuaro in 1540 – and thus effectively making Pátzcuaro the capital of Michoacán – Pátzcuaro became known internationally, thanks in part to the export to the Old World of a large number of these “new,” light-weight religious figures. 

One of these Játzingueni figures commissioned by Don Vasco de Quiroga was Nuestra Señora de la Salud (Our Virgin of Health).  At first, she was placed in the Hospice of Pátzcuaro (For the Health of the Sick).  But due to the large number of recoveries of the ill during her stay there, she soon came to be called Nuestra Señora de la Salud – the name by which she goes even today – nearly 500 years later.  Today, she remains proudly above the altar of the Basílica in Pátzcuaro in all her splendor. 

Many villages in the Pátzcuaro basin have their own Játzingueni images that are displayed during the famous Procession of the Christs during Holy Week.

            A magnificent collection of Játzingueni Christs is housed in the Museum of Colonial Art in Morelia, but without a doubt, the most representative are found in and around Pátzcuaro.   Mansión Iturbe has information on these lovely images, and can provide tours to the outlying areas to enjoy them in their own settings.

*Text property of Hotel Mansión Iturbe.

 
HOTEL MANSION ITURBE
Portal Morelos 59
Plaza Vasco de Quiroga
61600 Pátzcuaro, Michoacán
México

Reservaciones en linea: www.mansionitube.com
Tel: 52 (434) 342 0368 / 342 3628
Fax: 52 (434) 342 23627
Toll free fax number from USA & CANADA: 1-866 678 6102
Amadeus:        ON MLMMAN
Sabre:             ON 16297
Galileo:            ON 24977
Worldspan:     ON MLMM

miércoles, 7 de diciembre de 2011

JÁTZINGUENI ó Pasta de Caña de Maíz y sus orígenes en la Región del Lago de Pátzcuaro

      Siglos atrás, la planta de maíz significó (como continua siendo a la fecha) la principal fuente de alimentación del pueblo mexicano. Pero los Purépechas buscaron su máximo aprovechamiento. Así nació la elaboración de figuras a base de caña y una pasta que resulta de la combinación de diversas substancias locales, conocida por los Purépechas como J’atzingueni. Un legado de la Cultura Purépecha al Mundo. Una técnica que fue apreciada también por los europeos desde el punto de vista artístico.

       Los pueblos mesoamericanos por costumbre, llevaban a sus dioses al campo de batalla; creían que su presencia protectora sería benéfica para obtener la victoria. En la mayoría de los casos, la deidad principal les acompañaba para infundir valor y coraje a los guerreros. Pero, cuando eran derrotados, sus pesados y voluminosos ídolos quedaban en manos enemigas, entonces pensaban que la ira divina caería sobre los vencidos.

        Sin embargo, los Purépechas encontraron la solución para transportar a sus deidades. El material, conocido como "pasta de caña de maíz", además de su ligereza, permitía a los Purhépecha el modelado directo de sus esculturas.

           Durante la época de la conquista y la evangelización, los españoles se maravillaron al ver que las imágenes que adoraban los Purépechas no pesaban. Estas figuras de sus deidades estaban hechas  de pasta de caña de maíz  “Játzingueni”, compuesto por fibras ligeras tomadas de la médula del tallo del maíz, las cuales eran pegadas con un pegamento que se extraía de los bulbos de orquídeas silvestre que crecen en las inmediaciones del lago de Pátzcuaro conocido como “Tatziqui”.


           Los evangelizadores reconocieron de inmediato las ventajas de la pasta de caña de maíz, una figura del tamaño de una persona puede pesar entre 6 y 7 kgs. Un material único en el mundo y encargaron a los indígenas la realizaran diferentes estatuas de Cristos, Vírgenes y Santos. Durante todo el virreinato, muchas iglesias dentro y fuera de Michoacán se surtían de estas figuras sagradas, provenientes de Pátzcuaro.

          La utilización de la pasta de caña de maíz para realizar Cristos así como imágenes religiosas, representa una de las primeras fusiones artísticas del viejo y el nuevo mundo, dando por resultado una de las primeras manifestaciones del arte mestizo.

          Don Vasco de Quiroga, con su sensibilidad hacia los indígenas, instaló varios talleres para la creación de figuras de pasta de caña. Sin embargo, al trasladar la sede del Obispado a Pátzcuaro en 1540 y con ello  otorgándole a Pátzcuaro el título de capital de Michoacán, fue este lugar en el que se realizaron gran cantidad de figuras religiosas, que durante la época de la colonia se exportaron al viejo continente dándole a Pátzcuaro la fama y el reconocimiento internacional.

             Una de estas imágenes, que fue solicitada a las manos de los artístas Purépechas por Don Vasco de Quiroga, es la Imagen de Nuestra Señora de la Salud de Pátzcuaro. En un principio, la imagen fue colocada en el Hospital de Pátzcuaro y la llamaron “Salud de los Enfermos”; pero debido a que realizara gran cantidad de gracias y curaciones a los enfermos, se le empezó a llamar “Nuestra Señora de la Salud”; nombre como se le conoce hasta nuestros días.

             Actualmente en las diferentes comunidades de la región lacustre, se pueden apreciar diferentes imágenes, las cuales pueden ser observadas en conjunto, durante la famosa Procesión de los Cristos que se realiza en el Pueblo Mágico de Pátzcuaro durante la Semana Santa.

               Otro lugar en Michoacán en donde se puede apreciar una magnifica colección de Cristos realizados en pasta de caña, es en el Museo de Arte Colonial en la Ciudad de Morelia; pero definitivamente el conjunto de imágenes más representativas, se localizan en los diferentes templos de la Región Lacustre. Ese recorrido parte de la Mansión Iturbe en donde se le proporciona la información que se requiere a nuestros huéspedes.

*Texto propiedad de Hotel Mansión Iturbe



HOTEL MANSION ITURBE
Portal Morelos 59
Plaza Vasco de Quiroga
61600 Pátzcuaro, Michoacán
México

Reservaciones en linea: www.mansionitube.com
Tel: 52 (434) 342 0368 / 342 3628
Fax: 52 (434) 342 23627
Toll free fax number from USA & CANADA: 1-866 678 6102.

Amadeus:        ON MLMMAN
Sabre:             ON 16297
Galileo:            ON 24977
Worldspan:     ON MLMM